• Menú
  • Menú

Menores viajando solos

Viajar siendo menor de edad

Cada año, viajar en avión es más sencillo y económico, por lo que cada vez es más normal ver a menores viajando solos. Si estas vacaciones y quieres apuntarte a la aventura de viajar a tu campamento de idiomas en el extranjero por tu cuenta, no te preocupes. Nosotros estamos aquí para ayudarte e indicarte todo lo que necesitas para que no surja ningún problema durante tu primera experiencia en solitario.

La realidad es que muchas veces en vacaciones, los padres tienen otros planes, trabajo u obligaciones que no les permiten llevar a sus hijos a sus destinos de campamento. Pero esta situación no va a condicionar que los menores no puedan viajar, incluso si mayores de edad no pueden acompañarlos.

En muchas ocasiones son los propios campamentos lingüísticos los que ofrecen servicios de traslado desde diferentes puntos, hacia el campamento, e incluso vuelos acompañados desde los aeropuertos más concurridos de España. Estos traslados son muy cómodos ya que el grupo de participantes se reúne en un punto previamente concretado. Serán acompañados en todo momento por los monitores del campamento desde el origen hasta el campamento, y viceversa. Todo depende de las conexiones que tenga el destino. En muchas ocasiones tendrás que organizar tu llegada al campamento de vacaciones por cuenta propia. En este caso, no te preocupes porque siguiendo nuestra guía, viajar siendo menor de edad nunca ha sido tan fácil.

Opciones para viajar solo siendo menor

Existen mil opciones de viaje en solitario. Lo más habitual entre menores de edad que van a participar en una inmersión lingüística es mediante medios de transporte terrestre como el tren o autobús, o en el caso de que el destino esté más lejos, el avión. En cualquiera de estos casos, la edad del menor será importante, al igual que la compañía de transporte con la que se viajará. Dependiendo de la edad, cada compañía cuenta con unas condiciones diferentes.

Algo que tienen en común todos los viajes para menores es que es conveniente que lleven su Documento Nacional de Identidad y el consentimiento por escrito de los padres o tutores legales autorizando el viaje. En el caso de que el viaje sea al extranjero, también será necesario presentar una autorización expedida por la policía y firmada por los tutores legales del menor. 

Menores viajando solos en transporte terrestre

Si el medio de transporte escogido es el tren, compañías como Renfe permite que jóvenes entre los 6 y 13 años viajen solos sin la compañía de un adulto. Serán supervisados por el personal de a bordo desde el punto de origen hasta el destino. Normalmente estos servicios son gratuitos para la clase Preferente en la mayoría de servicios AVE y Larga Distancia. No obstante, tendrás que tener en cuenta que deberá tratarse de un trayecto sin trasbordos y con hora máxima de llegada al destino a las 22h. 

A partir de los 14 años, Renfe considera al pasajero como “adulto” y no será necesario ningún servicio de acompañamiento al menor. No obstante, sigue siendo necesario que lleves el DNI y la autorización firmada por los tutores legales. Una vez cumplas la mayoría de edad, solo necesitarás el documento de identidad para viajar en tren. 

Las condiciones y proceso son bastante similares cuando se trata de viajar en autobús. Compañías como Alsa permiten de forma excepcional el viaje nacional de menores no acompañados entre 4 y 14 años siempre y cuando se presente una autorización firmada por los tutores legales y sellada por Alsa. No contarán con ningún servicio de supervisión, sino que el menor estará bajo la entera responsabilidad de la persona que expida la autorización. En el caso de los trayectos internacionales, solo los mayores de 16 años podrán viajar sin el acompañamiento de un adulto. 

Menores viajando solos en avión

Si el destino del campamento se encuentra lejos del origen, lo más conveniente será volar. En estos casos, recomendamos que no sea la primera vez que el menor vuela, ya que los aeropuertos pueden resultar complejos. No queremos que el participante se agobie o tenga una experiencia abrumadora antes de asistir al campamento. Consideramos necesario que conozca el proceso de embarque y que pueda orientarse de forma autónoma por el aeropuerto antes de emprender su primer vuelo solo. 

Los límites de edad y condiciones vienen establecidos por cada aerolínea. Lo más recomendable es ponerse directamente en contacto con la compañía aérea para poder tener la información más precisa en cada caso. De todas formas, por lo general el intervalo de edad para viajar sin acompañamiento suele ser entre los 12 y 16 años. Para los niños menores de esta edad, algunas aerolíneas ofrecen un servicio de acompañamiento a menores (“unaccompanied minors service” o servicio UM). Este servicio está disponible para niños menores de 12 años, y en ocasiones, para menores de edad entre los 12 y 16 años, dependiendo de la aerolínea y la ruta escogida. 

Menores viajando solos al extranjero

Lo más importante ante todo cuando el menor viaje solo el extranjero es que tenga todos los documentos que vaya a necesitar durante la estancia. Entre estos cabe destacar el documento de identidad, la autorización firmada por los tutores legales, las direcciones del campamento y domicilio, y números de teléfono de contacto para emergencias. 

Si aún te quedan algunas dudas sobre viajar siendo menores, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo de asesoramiento a través del correo electrónico reservas@juvigo.es o a través de nuestro teléfono 911 238 208. ¡Te ayudaremos con lo que necesites!

2 / 5. En general: 1

Romie

Como jefa creativa de la revista en línea, Romie mueve los hilos con especial habilidad cuando se trata de relaciones públicas y marketing. Cuando los periodistas se ponen en contacto con Juvigo, ella es la voz amable y brillante que respalda al equipo, ¡y lo hace con convicción! De niña, Romie se iba de vacaciones a montar a caballo, pero su corazón sigue perteneciendo a los campamentos de acción, aunque solía considerar los festivales de Neptuno su archienemigo. En cambio, ¡las excursiones nocturnas y las cacerías de francotiradores estaban en su programa favorito! Hoy en día, Romie dedica su tiempo libre a coser, montar en bicicleta y hornear deliciosas especialidades. También le gusta pasar tiempo con la familia y los amigos.

Ver sus publicaciones

¡Deja aquí tu comentario!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *